MAPA FOLLETO

MAPA FOLLETO
MAPA DEL CAMINO DEL SURESTE A SU PASO POR LA PROVINCIA DE MADRID, DESDE ESCALONA A CADALSO Y DE CADALSO HASTA CEBREROS, CON FOTOS DE LUGARES SINGULARES DE TODAS LAS POBLACIONES.

INFORMACIÓN FOLLETO

INFORMACIÓN FOLLETO
CARA DE INFORMACIÓN DEL MAPA DE LAS ETAPAS DEL CAMINO DEL SURESTE A SU PASO POR LA PROVINCIA DE MADRID ENTRE ESCALONA (TOLEDO) Y CEBREROS (ÁVILA) CON INFORMACIÓN DE LOS RECURSOS EN LOS DISTINTOS MUNICIPIOS. ESTE FOLLETO HA SIDO EDITADO POR LA ASOCIACIÓN DE AMIGOS DEL CAMINO DE SANTIAGO EN CADALSO DE LOS VIDRIOS CON EL PATROCINIO DE LA CONSEJERÍA DE TURISMO DE LA COMUNIDAD DE MADRID. AGRADECEMOS AL AYUNTAMIENTO DE CADALSO SU COLABORACIÓN.

jueves, 5 de julio de 2018

VISITA AL MONASTERIO DE GUISANDO

VISITA AL MONASTERIO DE GUISANDO.
     Como estaba previsto, dentro de las actividades que organiza la Asociación de Amigos del Camino de Santiago en Cadalso de los Vidrios, el pasado sábado 30 de junio se realizó la visita guiada al Monasterio de los Jerónimos de Guisando.

     El punto de encuentro fue en el aparcamiento junto a los Toros de Guisando, donde además se encuentra un antiguo muro de la "Posada de los Toros de Guisando", también conocida como "Venta Juradera", donde nos hicimos la primera foto de grupo antes del inicio de la actividad.


     Acompañados por la charla y la didáctica de Julián Juste, al que yo añadiría el título de "conservador y restaurador del Monasterio de Guisando", que emprendió hace años las tareas de consolidación del monumento; pudimos visitar los jardines, las ruinas de la iglesia, el Claustro nuevo, el claustro de novicios, la cueva de San Patricio y la ermita de San Miguel.


     Un paseo por gran parte del recinto y muchas de sus dependencias, donde son muchas las cosas que aún se pueden admirar de los distintos periodos arquitectónicos que ha conocido este Monasterio y a pesar de los tres grandes incendios que le han afectado a lo largo de la historia.



     Julián nos habló de María de la Puente y Soto, marquesa de Castañiza, que compró el Monasterio para instalar en él una granja avícola con todas las modernidades de la época y que se preocupó de buscar mercado en Gran Bretaña a los huevos de aquella granja que era atendida principalmente por mujeres.

     También nos habló de su preocupación por construir un jardín romántico, al estilo de la época, colocando en él elementos arquitectónicos del Monasterio, dejando bien documentado de dónde se trasladaba cada elemento, el estado y el lugar donde se hallaban y en qué parte del jardín se colocaban; de manera que si alguna vez volviera a rehacerse el Monasterio se sabría dónde se debería colocar cada elemento decorativo del jardín.

     Después nos explicó algunos elementos de la iglesia, que a pesar de la falta de techumbre sigue conservando una buena acústica, posiblemente por la gran altura de sus muros. Llamaron mi atención varios elementos: los arbotantes que atraviesan la iglesia de lado a lado, el púlpito, la cruz de piedra que unos vándalos se ocuparon de derribar al suelo y la entrada a la cripta, que quedará para otra ocasión.









     Después accedimos al claustro, llamado el claustro nuevo, que se construyó tras el primer gran incendio, ocurrido a partir de una quema de restrojos en 1546, y que destruyó el claustro viejo. En esta parte se han hecho evidentes las tareas de consolidación que permiten asegurar la estabilidad de las ruinas que aquí se encuentran.




     Construido en estilo gótico llama la atención en sus galerías como se conjuntan tres arcos de la planta baja con cuatro arcos de menor tamaño en la planta alta.

     Por una pequeña escalera accedimos a la planta alta del ala oeste, donde se encuentran restos de una vieja y gran cocina, justo al lado y al mismo nivel que el Claustro de los Novicios, del que no se conserva su arcada pero sí una puerta con el escudo de armas del Marqués de Villena, gran benefactor en un tiempo de este monasterio.



     Volviendo por la iglesia, y bordeando de nuevo el monasterio, nos dirigimos a una de las principales cuevas, la de San Patricio, donde se reunían aquellos eremitas italianos a los que se debe la creación de este emblemático monumento.




     Allí pudimos ver, con un rudimentario sistema de proyección, viejas fotos del monasterio antes de su último gran incendio en 1979.

     Siguiendo un sendero y después una escalinata de piedra tallada en la roca madre pudimos acceder a la ermita de San Miguel, de estilo "renacentista", y que tuvo la cubierta abovedada con nervaduras de estilo gótico. Todo un lujo considerando la dificultad del acceso y el difícil traslado de materiales.








     Desde allí hay vistas preciosas que con la luz del atardecer nos invitaban a alargar nuestra visita.








     El regreso a la entrada de la finca, donde quedaron aparcados los coches, se desarrolló con una amena charla sobre las mujeres que formaron parte de esta historia: doña María de la Puente y Soto que enviudó pronto estando encinta de su hija Inmaculada y como fue una mujer luchadora y avanzada en su época.


     Julián nos recomienda poner junto a esta entrada el enlace a dos libros, uno de Miguel de Asua y otro de Baltasar Cuartero y Huerta en el que se refieren a los Toros de Guisando y al Monasterio de Guisando.  Satisfechos todos y sorprendidos algunos, nos despedimos hasta una próxima vez.


Fotos: Raquel López Moreno, Eugenio Baquera y Javier Perals.
Texto: Javier Perals.

1 comentario:

  1. Que recuerdos el Monasterio de Guisando, de chaval cogia la bici y me iba a pasar el día con un bocata y explorar todos sus rincones. Muy buenas las fotos.

    ResponderEliminar