ERAS DEL ROBELLANO Y CASCADAS DE CASILLAS

ERAS DEL ROBELLANO Y CASCADAS DE CASILLAS
REINICIAMOS LAS ACTIVIDADES EN ESTE AÑO 2019 CON UN APETECIBLE RECORRIDO POR LAS CASCADAS DE LAS ERAS DEL ROBELLANO. QUEDAMOS A LAS 10 EN LA COOPERATIVA CRISTO DEL HUMILLADERO PARA DISTRIBUIRNOS EN COCHES EL SÁBADO 19 DE ENERO. IMPRESCINDIBLE INSCRIPCIÓN POR CUESTIONES ORGANIZATIVAS Y DE SEGURIDAD. DIFICULTAD MEDIA ALTA.

MAPA FOLLETO

MAPA FOLLETO
MAPA DEL CAMINO DEL SURESTE A SU PASO POR LA PROVINCIA DE MADRID, DESDE ESCALONA A CADALSO Y DE CADALSO HASTA CEBREROS, CON FOTOS DE LUGARES SINGULARES DE TODAS LAS POBLACIONES.

INFORMACIÓN FOLLETO

INFORMACIÓN FOLLETO
CARA DE INFORMACIÓN DEL MAPA DE LAS ETAPAS DEL CAMINO DEL SURESTE A SU PASO POR LA PROVINCIA DE MADRID ENTRE ESCALONA (TOLEDO) Y CEBREROS (ÁVILA) CON INFORMACIÓN DE LOS RECURSOS EN LOS DISTINTOS MUNICIPIOS. ESTE FOLLETO HA SIDO EDITADO POR LA ASOCIACIÓN DE AMIGOS DEL CAMINO DE SANTIAGO EN CADALSO DE LOS VIDRIOS CON EL PATROCINIO DE LA CONSEJERÍA DE TURISMO DE LA COMUNIDAD DE MADRID. AGRADECEMOS AL AYUNTAMIENTO DE CADALSO SU COLABORACIÓN.

viernes, 28 de marzo de 2014

CADALSO DE LOS VIDRIOS - SANTIAGO DE COMPOSTELA (RUTA EN BICICLETA)

Aprovechando que ya estamos en primavera, es buen momento, para presentaros a mis queridos peregrinos, la ruta que hizo nuestro amigo Ricardo Rosado y que tan amablemente nos la paso para que pudieran disponer y disfrutar de ella toda persona interesada.
Es una ruta en bicicleta de  Cadalso a Santiago, en su cuaderno de ruta viene detallada y bien ilustrada, etapa por etapa.
Es todo un lujo contar con esta ayuda, ya está todo hecho, solo falta subirse a la bicicleta y pedalear, espero que os animéis.
Ricardo partió de Cadalso el 23 de junio de 2011, sin más compañía que su bicicleta, su mochila y una enorme ilusión.
  • 1º etapa fue de Cadalso a Gotarrendura con una duración de 87,5 Km.
  • 2ª etapa Gotarrendura a Toro, duración 121 Km.
  • 3ª etapa Toro a La Bañeza, duración 123 Km.
  • 4ª etapa La Bañeza a Cacabelos, duración 101 Km.
  • 5ª etapa Cacabelos a Samos, duración 77 Km.
  • 6ª etapa Samos a Palas de Reí, duración 60,9 Km.
  • 7ª etapa Palas de Reí a Santiago de Compostela.


Yo he querido hacer una mera reseña del camino de Ricardo, pero en el siguiente enlace podrás disfrutar con todo lujo de detalle las etapas día a día, espero que las disfrutéis y que os anime a realizar la misma ruta.
María Cruz García



martes, 11 de marzo de 2014

EL ENIGMA DE PIEDRA ESCRITA

PIEDRA ESCRITA

     A unos 80 km de Madrid se encuentra la villa de Cenicientos, que guarda uno de los enigmas arqueológicos más interesantes de la provincia. Más o menos así iniciaba su artículo reportaje Miguel A. Martínez Artola en la revista Historia 16 de noviembre de 2000. Se está refiriendo al enigma de Piedra Escrita.
Cenicientos desde la Peña Buvera.

     “Olvidada por el sobrecogedor bagaje cultural madrileño, mutilada y solitaria, se yergue a las afueras del municipio, desafiando al tiempo, la indigencia y la ignorancia. Se trata de un monolito de unos 7 metros de altura y unas 20 toneladas con relieves en hornacina sobre cuyo origen y significado se especula desde hace tiempo. Este monolito constituye el resto más antiguo y venerable de la historia de la villa.”
Piedra Escrita, ¿altar, monumento de agradecimiento por una sanación, límite provincial romano?

     Las huellas romanas de Cenicientos se centran en dos monumentos: el monolito de Piedra Escrita y en el puente sobre el arroyo de los Molinillos, además puede haber un tercero, es una calzada roma con piedra a modo de losas que cubre parte del camino, creo que era el llamado camino de Escalona que unía Cenicientos con Paredes de Escalona.
Puente Romano de Cenicientos. Foto de la web cenicientos.net

      En un artículo publicado por D. Antonio Box María Cospedal en la revista Cisneros el 24 de octubre de 1980 escribe: “la ornamentación de la piedra corresponde más bien a saliente.   Consiste en un encasetonado de forma abovedada, en cuyo fondo hay una escena labrada en altorrelieve, enmarcada en un rectángulo de 1,40 metros de lado.   

     Muestra tres figuras humanas, de varones, de perfil, poco erosionadas, perfectamente hechas, que representan a tres romanos vestidos con togas largas, de aspecto aristocrático, de pie. Los bellos pliegues del ropaje muestran la habilidad plástica del cantero-escultor que las hizo. La toga era la vestidura civil de los romanos de entonces, hace veinte siglos.   En medio de las tres figuras se aprecia una mesa o altar votivo. La figura de la izquierda posa su mano izquierda sobre dicha ara y las otras dos figuras a la derecha, hermanadas, posan en el ara, la primera su mano derecha y la segunda su mano izquierda.   

      El conjunto da la impresión de ser el testimonio de un pacto, por superposición de cada una de las manos citadas de los tres personajes, según uso habitual, en este acontecer.   Debajo de la escultura descrita queda la huella cuadrangular apaisada de 1,40 metros por 0,75 metros, correspondiente a una lápida explicativa “escrita” que debió de existir, expoliada, Dios sabe cuándo.

     Conviene llamar la atención sobre unos orificios, no demasiado profundos, a la altura de estas dos partes diferenciadas, el grabado superior y la posible losa o estela explicativa. También es curioso el enmarcado del conjunto con una bóveda semicircular a modo de hornacina.
Dibujo realizado a partir de fotografías realizadas por Alicia Cantó
Inscripción latina antigua cristianizada ya en la Edad Media.

      Al lado izquierdo aparece una inscripción que fue transformada de los caracteres latinos a una inscripción dedicatoria “A las tres Marías”, para cristianizar el monumento posiblemente en época medieval. La arqueóloga de la Universidad Autónoma de Madrid, Alicia Cantó, descifró el posible mensaje latino que subyace bajo esta dedicatoria: A.L.S.SISC Q DUANAE, iniciales de las palabras que forman el siguiente mensaje: “Animo Libem Solvit Siscinius Q. Duanae” y que quieren decir: “Sisquinio Q. (posible apellido) cumplió su promesa de buen grado ante Diana”. 

     Esta profesora determina que de los tres personajes, el de la izquierda, más digno, puede ser Diana, diosa de la fertilidad y protectora de los dolores de parto. A la derecha, juntos, una pareja formada por un hombre y una mujer. A los pies una vaca y un cabrito, dos de los animales que representan a la divinidad. 





      Respecto a los cuatro agujeros laterales Alicia Cantó asegura que se trata del lugar donde se sustentaba un tejadillo colocado en época medieval para servir de refugio a pastores.

     En la parte posterior de la piedra aparecen toscamente labrados unos pasos o peldaños que permiten acceder a la parte superior del monolito, aunque se desconoce si se hicieron con alguna intención ritual o para hacer sacrificios.
  

 Javier Perals.
Para saber más

domingo, 9 de marzo de 2014

PASEO A PIEDRA ESCRITA

PASEO A PIEDRA ESCRITA

            Para llegar a Piedra Escrita nos desplazaremos en vehículos desde la gasolinera de Cadalso hasta el final de la carretera del Pilar, donde se junta con la carretera que une Almorox con Cenicientos. Y por donde llega el Camino de Santiago del Sureste procedente de la localidad de Paredes de Escalona. También se junta aquí la cañada Real. En este punto, apartando los coches de la carretera, dejaremos los vehículos y haremos el recorrido andando.


            Para los buenos caminantes cabe la posibilidad de hacer este tramo andando, aunque madrugando más para salir más temprano, y tratar de acogerlos en los coches a la vuelta.
Con las lluvias de febrero el camino y las zonas áridas circundantes se han llenado de pastos y charcos.

Ya sé que sólo son hozadas de jabalíes, pero me gusta pensar que también a ellos les gusta venir por aquí.


            Desde aquí iremos andando, tomando la carretera de Almoróx a Cenicientos con destino a esta última localidad. Apenas a 200 metros de este cruce veremos salir un camino a la izquierda que en seguida comienza a descender buscando los ricos prados. Bordean el camino encinas, algunas con buen porte, enebros (juniperus oxycedrus o enebro de la miera), retamas blancas (dan flores amarillas) y algunos espinos blancos y en algunas zonas más pedregosas la jara pringosa. Según vayamos acercándonos a nuestro destino aparecerán higueras y olivos.
Algunas encinas parecen emerger de las propias piedras.

Uno de los enebros al borde mismo del camino.

En la parte baja perviven algunas viejas higueras.


            A poco más de un kilómetro se encuentra el lindero de una finca con unas cuidadas cepas, trataremos de ir por el margen derecho de la viña procurando no dañar las cepas ni pisar en exceso el terreno labrado. Apenas 100 o 200 metros más adelante encontramos erguida una curiosa piedra en la que aparecen unos orificios laterales que bien podrían servir para encajar listones o tablas que hicieran de límite o de entrada a algún recinto. Personalmente al llegar aquí siento entrar en un lugar envuelto en la magia y el misterio.
¿Será esta la entrada a la zona mágica de Piedra Escrita?

La piedra antes desnuda, ahora colonizada poco a poco por los líquenes, era un secadero de higos.


            Muy próximo hay una lancha de granito que hasta hace bien poco aparecía completamente desnuda y limpia, en la actualidad empieza a ser colonizada por líquenes. El misterio de la piedra es que sirvió de secadero de higos (veremos algunos más en las proximidades) y cuando se retiraban los higos ya secos parte del azúcar de la fruta impregnaba la roca, lo que atraía a mil pájaros que impedían el arraigo de cualquier liquen o musgo.
Majestuosa, impresionante, así vemos Piedra Escrita desde nuestro sendero.


            Apenas dejamos esta piedra giramos hacia nuestra izquierda bordeando un pequeño cerro y  a escasos 100 metros aparece erguida la Piedra Escrita.

¿Época romana o época medieval?
           Contemplaremos el lugar con un absoluto respeto al grabado y a todo el entorno, podemos atender a las explicaciones que se nos den del monolito y del motivo por el que se labró y tras asegurarnos de no dejar desperdicio alguno en el lugar nos desplazaremos hacia el noreste por los linderos de la finca para ir en busca de al menos una de las 12 tumbas labradas en piedra que al parecer se encuentran diseminadas por aquel lugar.
Observando Piedra Escrita me pareció ver druidas por los cercanos bosques.

Desde luego alguien vivió por este lugar y lo dejaron descansar aquí.

A ver si el druida era mi perro, que creo que se lo pasó mejor que yo, y eso que yo disfruté la tarde.


          Desde aquí emprenderemos el camino de regreso.
Javier Perals