MAPA FOLLETO

MAPA FOLLETO
MAPA DEL CAMINO DEL SURESTE A SU PASO POR LA PROVINCIA DE MADRID, DESDE ESCALONA A CADALSO Y DE CADALSO HASTA CEBREROS, CON FOTOS DE LUGARES SINGULARES DE TODAS LAS POBLACIONES.

INFORMACIÓN FOLLETO

INFORMACIÓN FOLLETO
CARA DE INFORMACIÓN DEL MAPA DE LAS ETAPAS DEL CAMINO DEL SURESTE A SU PASO POR LA PROVINCIA DE MADRID ENTRE ESCALONA (TOLEDO) Y CEBREROS (ÁVILA) CON INFORMACIÓN DE LOS RECURSOS EN LOS DISTINTOS MUNICIPIOS. ESTE FOLLETO HA SIDO EDITADO POR LA ASOCIACIÓN DE AMIGOS DEL CAMINO DE SANTIAGO EN CADALSO DE LOS VIDRIOS CON EL PATROCINIO DE LA CONSEJERÍA DE TURISMO DE LA COMUNIDAD DE MADRID. AGRADECEMOS AL AYUNTAMIENTO DE CADALSO SU COLABORACIÓN.

lunes, 18 de febrero de 2019

SENDA DEL CHORRO Y DE LA CHORRERA CHICA

MARCHA AL CHORRO Y A LA CHORRERA CHICA
     El sábado 16 de febrero, como estaba previsto, y con buen tiempo para realizar senderismo, nos trasladamos hasta el Parque Nacional de Cabañeros, en el acceso más cercano a Los Navalucillos, para realizar esta atractiva marcha hasta el Chorro.

     En Cadalso quedamos unos cuantos, otros irían desde Madrid, San Martín de Valdeiglesias, Escalona o Torrijos. Aún es de noche, amanecerá durante el viaje en coche.


     En varios coches nos trasladamos hasta Los Navalucillos, donde habíamos quedado con el resto de participantes, en total nos juntamos 27 personas.
     Desde este pueblo fuimos hasta el mirador sobre el embalse del río Pusa, aunque la niebla impedía cualquier visión panorámica.



     Apenas dos kilómetros más adelante tomábamos un camino de tierra para llegar al aparcamiento junto a la caseta del Parque. Nos preguntaron cuántas personas íbamos, si había algún menor y nos dieron algo de información. Foto en grupo e inicio de la marcha.

     Los primeros dos km discurren por el carril de acceso a la toma de agua del arroyo del Chorro y junto a la caseta de decantación una escalera nos mete en un precioso sendero que transcurre a través de un melojar.



     La variedad de paisajes se intercalan mientras ascendemos por el lado izquierdo del arroyo del Chorro. La profundidad del valle nos permite ir acompañados todo el tiempo con el arrullo del agua.





     También se pueden escuchar una gran variedad de aves, aunque nos resultaba difícil observarlas, salvo la bandada de buitres negros que sobrevolaban un alto y que eran visibles desde el lugar donde comimos.

     La llegada al Chorro fue todo un acontecimiento pues nos despertó del todo, nos hacíamos fotos, nos reíamos, más fotos, solos, acompañados, a la cascada, … Y pensar que apenas ha llovido este invierno.







     Nadie quiso quedarse atrás y seguimos el sendero de la Chorrera Chica para hacer un alto de aprovisionamiento poco antes de meternos en el cortado que supone la parte más peligrosa del recorrido: una cornisa por la que conviene transitar agarrado a una cadena para mayor seguridad.





     En este punto las fotos verticales resultan impresionantes aunque en realidad cuando lo pasas no percibes esa sensación de peligro.





     Una a una pasan todas las personas del grupo, menos dos, por aquel punto y una a una van saliendo en las fotos que de uno y otro lado nuestros compañeros fotógrafos realizan. Echo en falta a una persona, sé que no puede venir porque está de reposo pero en realidad está allí, con Uge y con Paloma, con Felipe y con Carlos. Te echamos de menos Rosi.

     Luego el camino parece que se alarga, pasamos la pedrera o pedriza, atravesamos el arroyo donde vuelve a surgir la solidaridad ayudando unos a otros y allí está la Chorrera, a la que llaman Chica.



     No hay foto de grupo porque no cabemos y para que pasen unos tienen que salir los primeros. Objetivo cumplido.




     Eso no quiere decir que dejemos de hacer fotos:


Nos volvemos en busca de un lugar para comer, de los dos compañeros que dejamos antes de la cornisa, de un lugar amplio y soleado para compartir almuerzo, risas y amistad.




Tras la comida, observamos un dron, o él nos observa a nosotros, nuevas fotos de grupo y regreso a la caseta de información para recoger los coches.

Alguien me pregunta si hemos pagado y cuánto porque él no ha puesto nada. Le digo que estamos en un Parque Nacional, que la visita es por nuestra cuenta y que no nos cuesta nada. Parece extraño disfrutar de tanta belleza sin tener que pagar.



Últimas fotos al llegar a la caseta de información del Parque y nos volvemos a repartir por los coches para emprender el viaje de regreso. Las cámaras cargadas de fotos y nuestro cuerpo de las sensaciones vividas y percibidas… para lo demás Master Card.

Fotos de Raquel López Moreno, Richard Pickers, Eugenio Baquera, Felipe Fermosel, Josemaría Núñez, Bernardo Rodríguez y Javier Perals.
Texto: Javier Perals.