ERAS DEL ROBELLANO Y CASCADAS DE CASILLAS

ERAS DEL ROBELLANO Y CASCADAS DE CASILLAS
REINICIAMOS LAS ACTIVIDADES EN ESTE AÑO 2019 CON UN APETECIBLE RECORRIDO POR LAS CASCADAS DE LAS ERAS DEL ROBELLANO. QUEDAMOS A LAS 10 EN LA COOPERATIVA CRISTO DEL HUMILLADERO PARA DISTRIBUIRNOS EN COCHES EL SÁBADO 19 DE ENERO. IMPRESCINDIBLE INSCRIPCIÓN POR CUESTIONES ORGANIZATIVAS Y DE SEGURIDAD. DIFICULTAD MEDIA ALTA.

MAPA FOLLETO

MAPA FOLLETO
MAPA DEL CAMINO DEL SURESTE A SU PASO POR LA PROVINCIA DE MADRID, DESDE ESCALONA A CADALSO Y DE CADALSO HASTA CEBREROS, CON FOTOS DE LUGARES SINGULARES DE TODAS LAS POBLACIONES.

INFORMACIÓN FOLLETO

INFORMACIÓN FOLLETO
CARA DE INFORMACIÓN DEL MAPA DE LAS ETAPAS DEL CAMINO DEL SURESTE A SU PASO POR LA PROVINCIA DE MADRID ENTRE ESCALONA (TOLEDO) Y CEBREROS (ÁVILA) CON INFORMACIÓN DE LOS RECURSOS EN LOS DISTINTOS MUNICIPIOS. ESTE FOLLETO HA SIDO EDITADO POR LA ASOCIACIÓN DE AMIGOS DEL CAMINO DE SANTIAGO EN CADALSO DE LOS VIDRIOS CON EL PATROCINIO DE LA CONSEJERÍA DE TURISMO DE LA COMUNIDAD DE MADRID. AGRADECEMOS AL AYUNTAMIENTO DE CADALSO SU COLABORACIÓN.

lunes, 30 de junio de 2014

ARREGLOS DEL CAMINO

LIMPIEZA DEL CAMINO DEL SURESTE
       El Camino de Santiago del Sureste, que atraviesa nuestras tierras, tiene dos etapas con el protagonismo de Cadalso de los Vidrios, la que saliendo de Escalona termina en Cadalso de los Vidrios y la que saliendo desde Cadalso de los Vidrios llega hasta Cebreros.
Iglesia y arco de San Miguel
       Ambos caminos discurrían en la antigüedad por lo que ahora, al menos en parte, son carreteras, y buscando la seguridad del peregrino hemos propuesto caminos seguros, los hemos señalizado y de vez en cuando los tenemos que limpiar, especialmente de maleza y zarzas.

       El camino de Escalona a Cadalso se mantiene bastante fiel al camino original, atravesando parte del pueblo, saliendo por la puerta  o arco de Las Campanas, o Arco de San Miguel, se pasa junto al convento y se toma la carretera de Paredes de Escalona.  Se atraviesa el pueblo y se gira a la derecha para ir hacia la carretera de Almorox y a unos trescientos metros del pueblo sale un camino a la izquierda que sirve de acceso a una cantera cercana. Ya arriba sale un pequeño camino que bordea el cerro y que va a parar a la conocida en Cadalso como carretera del Pilar, o carretera de Almorox, unos 8 kilómetros de una estrecha carretera que se va empinando poco a poco y que afortunadamente no tiene excesivo tráfico. Por ella llegamos hasta Cadalso.

       El domingo 22 de septiembre de 2013 quedamos Eloy y Javier para limpiar de zarzas un pequeño tramo (unos 20 metros) del camino entre Paredes y el inicio de la Carretera del Pilar. Eloy ya había estado unos meses antes y había logrado abrir, él solo, un camino que había quedado totalmente cegado y que obligaba a atravesar por una finca donde además guardan ganado. 
Después de dos horas de trabajo el camino queda despejado.

       Habló con el dueño, al que no importaba que pasasen los peregrinos, pero sí que le dejaran los portillos abiertos. Estas tareas, como otras muchas que realiza nuestro amigo Eloy en solitario, son muy necesarias para la comodidad del peregrino y para evitar disgustos entre los propietarios de terrenos colindantes. Lógicamente aprovechamos para renovar o añadir las marcas amarillas que caracterizan el Camino.



            Terminada esta tarea volvimos al coche y por Almorox fuimos hasta Paredes, para señalar el inicio del camino tras dejar la carretera. Observamos que algunas piedras con las flechas indicativas habían sido vueltas indicando el camino contrario. Estas acciones, que repudiamos, siembran confusión en unos peregrinos que traen las etapas marcadas, que se desconciertan al verse perdidos y que sufren retrasos o larguísimas caminatas para recuperar el camino perdido.
Tras reponer fuerzas seguimos con la tarea.

  
DEDICADO A ELOY, PARA QUE PRONTO ESTÉ CON NOSOTROS RECORRIENDO CAMINOS.  BUEN CAMINO, PEREGRINO.

lunes, 9 de junio de 2014

CERRO CASILLAS Y POZO DE NIEVE

CERRO DE CASILLAS Y POZO DE LA NIEVE.
El sábado 7 de junio, como estaba previsto, realizamos la marcha ascensión al Cerro de Casillas, llegando luego al pozo de nieve y regresando al puerto de Casillas bordeando el cerro.
Señalización del Pozo de Las Nieves

A las 8 de la mañana la gente acudió, bastante puntual, a la plaza del Hogar del Jubilado, en un total de 22 personas, 6 amigos de la asociación de Escalona y 16 amigos o simpatizantes de la Asociación del Camino de Santiago de Cadalso. (No dispongo de esta foto, pero la pondré en otra ocasión).
Tras hacernos la foto de salida nos distribuimos en los coches que habíamos acercado hasta allí y nos dirigimos a Casillas para recoger a Salvador (Salvón) y su hijo mayor. Después nos dirigimos en coche hasta Las Erillas, donde nos encontramos con otros caminantes que tenían preparada una actividad de paseo o carrera ascendiendo. Aquí nos hicimos una foto con Lucero, un caballo blanco pinteado elegido como mascota para esta ocasión.
El grupo, a falta de Pedro y Richard, con Lucero.

Iniciamos desde las Erillas la ascensión al puerto de Casillas tras nuestro flamante y experto guía Pedro Alfonso, mundialmente conocido como Zorro Corredero; pero como Pedro es así, se puso a hablar con un lugareño de edad (donde radica la experiencia) para informarse cómo venían las castañas este año. Y pronto se unió a los que íbamos en la cola.
¿Qué, cómo vienen las castañas este año?


Los de adelante tiran y los que nos gusta más saborear algunas cosas nos quedamos detrás.

El castañar en toda su belleza.

Encuentro del caminante con la naturaleza.
 En este ascenso se veía perfectamente delimitado el espacio ocupado por el castañar y el que es ocupado por el pinar, con algunos rincones de extraordinaria belleza. La parte asfaltada terminaba en este punto.

Aquí terminaba el castañar y empezaba el pinar. No perderse la foto de Pedro en el zorrocorredero.
El día estaba nuboso y aunque en el ascenso al puerto no notamos la presencia de viento después sí se hizo notar en la subida al cerro. 
El camino viejo de Casillas

Recuperando fuerzas en la fuente.

Las conversaciones entre Salvón y Perico levantaron expectación.

Bebiendo en la fuente antes de continuar el camino.


El camino viejo ...

y su singular belleza.

El sol apareció en el momento justo para que no fuera una jornada demasiado calurosa, aunque arriba, en el cerro, el viento resultaba frío y algunos tuvimos que buscar los bolsillos para que nuestras manos no sufrieran el rigor de aquel aire helador.
Casi todos los participantes ya en el Puerto de Casillas

Y se inicia el ascenso


A pesar de la dureza no se rindió nadie.

Tras recuperar fuerzas después del exigente ascenso, fuimos descendiendo por la otra ladera, con unas vistas impresionantes que permitían ver, al mismo tiempo, San Martín, Cadalso y su peña, Rozas de Puerto Real, Sotillo y hasta las cuatro torres de Madrid capital.
El Burguillo desde el Cerro de Casillas

La cima del Cerro de Casillas

Descendiendo del cerro las vistas espectaculares.

Gracias Pedro, por traernos hasta aquí.
Como derramados en un goteo intermitente fuimos descendiendo aquellas laderas, disfrutando de las vistas, del día y de la compañía, siempre atenta a las personas que pudieran necesitar algo de ayuda.


El cerro desde el otro lado.

Aunque lo parezca, no voy volando

Tras dejar un camino amplio tomamos un sendero hacia el Pozo de Nieve, que quedaba ya a nuestra vista, y disfrutando de unas praderas verdes y frescas que se entremezclaban con el amarillo de los piornos (o jaras de altura como yo les llamo, y a lo peor les llamo mal).


Si yo fuera caballo disfrutaría como ellos de este paisaje.

Ya han llegado casi todos

¡Cuidado Richard! esa piedra .......

La construcción donde se encuentra el pozo de nieve ha sido restaurada y señalizada y se divide en dos espacios: uno amplio donde se encuentra el pozo 





y otro más pequeño que sirve de refugio de montaña.

Al sol, que se agradecía, compartimos descanso, viandas, alguna botella de agua y sobretodo bromas y comentarios, destacando entre ellos un aparente pique entre Salvón y Perico.

Desde aquí iniciamos el camino de vuelta, cada uno a su ritmo como suele ser habitual, bien por el camino que bordea el cerro, bien trochando por praderas y barrizales, pues el agua manaba por doquier.

Un gran hongo, un gran guía un gran paisaje.



Tuve el capricho de acercarme a un árbol solitario en medio de aquella pradera y acompañado por Pedro disfruté del paisaje y de su conversación.
Árbol solitario en la verde pradera

del que mana, manso, el arroyo joven,

que te agarras con ansia a la tierra de la ladera

y cobijas con tu sombra al caminante curioso

que agradece así tu nobleza.

Más adelante, en la ladera norte del cerro y divisando el embalse del Burguillo, nos adentramos en la zona arbolada, también de gran belleza.
Satisfecho.
Caminante
Camino de piedra entre piedras
El sendero de vuelta.






















       





Arroyos
             y
                torrenteras







Nueva foto de los que alcanzábamos el puerto de Casillas, creo que no estábamos todos pero logré hacer una foto a los que muchas veces no salen: los fotógrafos.


Los fotógrafos, y no fue una escena preparada.
Fuimos descendiendo, unos con más ritmo, otros con menos; unos protestando porque la calzada no llegaba (era broma), el que suscribe temiendo un motín y abajo, en las Erillas, nos esperaba la sorpresa que nos había preparado la Asociación, aunque luego Perico se apuntase el tanto: unas cervecitas fresquitas.
La piedra en el zapato

La cervecita.

Un gran castaño.

Hasta la próxima. Buen camino.
Fotos: Richard y Javier              
Texto de la entrada: Javier.