CONCURSO LITERARIO RELATO CORTO

CONCURSO LITERARIO RELATO CORTO
RESUELTO EL CONCURSO LITERARIO CONVOCADO POR LA AACSCV. YA TENEMOS GANADOR. LA FECHA DE LA ENTREGA DEL PREMIO QUEDA PENDIENTE DE LOS ACONTECIMIENTOS. SEGUIREMOS INFORMANDO.

PATROCINADORES 2020

PATROCINADORES 2020
PATROCINADORES 2020

ACTIVIDADES AACSCV

ACTIVIDADES AACSCV
TODAS LAS ACTIVIDADES DE LA AACSCV DE LOS MESES DE MARZO Y ABRIL QUEDAN APLAZADAS HASTA NUEVO AVISO POR MOTIVO DE LA PANDEMIA DEL COVID 19.

MAPA FOLLETO

MAPA FOLLETO
MAPA DEL CAMINO DEL SURESTE A SU PASO POR LA PROVINCIA DE MADRID, DESDE ESCALONA A CADALSO Y DE CADALSO HASTA CEBREROS, CON FOTOS DE LUGARES SINGULARES DE TODAS LAS POBLACIONES.

INFORMACIÓN FOLLETO

INFORMACIÓN FOLLETO
CARA DE INFORMACIÓN DEL MAPA DE LAS ETAPAS DEL CAMINO DEL SURESTE A SU PASO POR LA PROVINCIA DE MADRID ENTRE ESCALONA (TOLEDO) Y CEBREROS (ÁVILA) CON INFORMACIÓN DE LOS RECURSOS EN LOS DISTINTOS MUNICIPIOS. ESTE FOLLETO HA SIDO EDITADO POR LA ASOCIACIÓN DE AMIGOS DEL CAMINO DE SANTIAGO EN CADALSO DE LOS VIDRIOS CON EL PATROCINIO DE LA CONSEJERÍA DE TURISMO DE LA COMUNIDAD DE MADRID. AGRADECEMOS AL AYUNTAMIENTO DE CADALSO SU COLABORACIÓN.

lunes, 23 de enero de 2017

MARCHA DEL PIÉLAGO A NAVAMORCUENDE

MARCHA DEL PIÉLAGO A NAVAMORCUENDE.
     El sábado 21 de enero retomamos las marchas que nos gusta hacer por los alrededores de esta hermosa zona donde se encuentran las provincia de Ávila, Madrid y Toledo.

     El autobús de Fernando nos llevó hasta el puerto de San Vicente, por la carretera que uniendo las localidades de El Real de San Vicente y Navamorcuende atraviesa la Sierra de San Vicente.
     Como de costumbre nos hicimos la foto de grupo antes de salir, nos protegimos bien contra el frío viento de la mañana e iniciamos el ascenso al Monte de Venus también conocido como cerro de San Vicente.

     A pesar del viento y del frío que éste nos dejaba, casi todos subimos para contemplar las ruinas de una fortaleza-castillo y la ermita de los Santos Mártires, construida sobre una pequeña gruta de la que se cuenta sirvió de refugio a los primeros ermitaños que poblaron esta zona.


     Aunque el día aparece medio nublado y las partes bajas del valle se disipan con nieblas deshilachadas, la hermosura de los paisajes que se contemplan desde aquí nos dejan ligados al terruño. Siento que el frío es algo exterior a nosotros y que por dentro sentimos la alegría y el calor que el paisaje nos aporta.



     Junto a las ruinas del castillo otra foto de grupo y una explicación de Sergio, uno de los arqueólogos que nos acompañaba, sobre las distintas fases de construcción, visible en el distinto modo de construir, y la localización de lo que fue un poblado a los pies del castillo.




     Regreso por el mismo sitio para visitar ahora las ruinas de la ermita que antes dejamos atrás, un pequeño habitáculo situado junto a la entrada de la diminuta gruta, en la que por cierto, cuando estuvimos la vez anterior, habían arrojado numerosos desperdicios y que en esta ocasión encontramos limpia.


     Desde aquí nuestro agradecimiento a quienes de forma anónima, desinteresada y altruista velan y cuidan por la calidad del paisaje y por el respeto al medio ambiente.
     Nueva foto de grupo e iniciamos poco a poco el descenso hasta el mismo punto donde nos había dejado el autobús. Desde aquí tomamos un sendero que cruza la carretera para llegar hasta la puerta del antiguo convento de Carmelitas descalzos y donde se inicia el camino que lleva a Hinojosa de San Vicente y a Navamorcuende.
     Según empezamos a descender  desaparece el viento y el sol que ahora sí acompaña casi todo el camino nos hace olvidarnos del frío.
     A nuestra izquierda el cerro de San Vicente, a la derecha castaños, pinos y robles y el paisaje cambia según predominan unos u otros.

     Al llegar al cruce de caminos donde debemos tomar hacia Navamorcuende hacemos un alto para facilitar el reencuentro de los caminantes, que pronto convierten la espera en el momento de reponer fuerzas. Algunos aprovechan también para restablecer la posición de la señal que indica la dirección y distancia a Navamorcuende y a Hinojosa de San Vicente, apuntalando la señal con piedras que se colocan en la base.

     Los más inquietos preguntan ya por donde hay que seguir y repartiendo como siempre las tareas me engancho a ir con los de delante mientras Richard y Julián quedan pendientes de la parte trasera del grupo.

     El camino se hace ascendente, el sol empieza a calentar y parte de la ropa de abrigo molesta ya, y pronto alcanzamos una zona en la que el camino discurre por medio de un robledal.
     En embalse del arroyo Guadyerbas apenas es visible unos momentos desde el camino, que lo rodea en un abrazo fraternal en el que parece quiere protegerle de la vista humana.

     El camino recorrido, la bonanza de la mañana y el sol y lo placentero del paseo anima muchas conversaciones entre los participantes, algunos de los cuales apenas nos conocemos o acaso nos vemos por primera vez. Es la alegría de compartir el camino.
     Tras ascender a un collado y cruzar la carretera por primera vez se inicia un estrecho camino de descenso, camino que es utilizado por las aguas de lluvia como torrentera por lo que está sembrado de hojas caídas y de piedras.

     Mas adelante un curioso pilón dividido del que sólo una parte cuenta con el favor del agua y al poco ya, ocupando el amplio valle, aparece Navamorcuende. Fotos en alguna calleja, o en la plaza y al bar a reponer líquidos y a cruzar conversaciones. Antes de las dos y media en el restaurante El Piélago donde tenemos una larga mesa preparada.

     Algunas quejas sobre la poca variedad que se ofrece al cliente a cambio del precio del menú y para remate el pelo que le tocó a María Dolores. No todo puede ser perfecto.

     Prefiero, eso sí, quedarme con la parte positiva, haber compartido con amigos y nuevos amigos camino, frío, viento, paisaje, guantes, aprendizaje, conversación, alguna fruta o algún dulce y una mañana que se quedó preciosa y que se sumó a nuestra marcha. Hasta pronto.



Fotos: Raquel López Moreno, Richard Pickers, Julián Carlos Menéndez y Javier Perals.
Texto: Javier Perals.

2 comentarios:

  1. Cada marcha la convertís en un hermoso canto a la Naturaleza y a lo humano acertadamente narrado por Javier. Saludos a todos, especialmente a mis primos a quienes contemplo en las bellas fotos de Richard. ¡Enhorabuena!
    Miguel Moreno González

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti Miguel por tus comentarios. La verdad es que lo pasamos bien, afianzamos amistades, nos divertimos y encima disfrutamos de la naturaleza. ¿Qué más podemos pedir?
    Un abrazo.
    Javier.

    ResponderEliminar